Bienvenidos!!!

9 de noviembre de 2006

...Madre: La Que Pare O La Que Cría?...
.
La Lili: Lidia Lincopán.
Llegó a trabajar a la casa siendo muy joven (según pude averiguar alrededor de los 21 años). Yo tenía 15 días de nacida y desde ahí que la asumí como una segunda mamá. No era la nana, era la mami presente, la que a punta de tirones nos engañaba para sacarnos los dientecitos de leche uno por uno a mi y a mis hermanos.
-"Lili!!!, mira, tengo un diente suelto!!!-
-"A ver"- decía ella
-"Éste, mira"-
PAF!!! con un tirón seco y certero, como quien tira un scotch, se quedaba con el diente en la mano muerta de la risa y uno con cara de pregunta.
.
.
-¡¡¡Anda al baño a enjuagarte la boca!!!- y al rato llegaba con un algodoncito para mordisquear.
.
Hubo otras técnicas que ocupó mucho con mis hermanas. Al llegar del colegio, tenía la manía de que tenían que sacarse el jumper inmediatamente para no ensuciarlo. Claramente mis hermanas no hacían caso, entonces llegaba la Lili y sin importar donde estuvieran ellas, las pescaba rápidamente y aplicando sus movimientos de luchador libre, lograba tomar el uniforme desde abajo y sin siquiera bajar el cierre quedarse con el jumper en las manos...
Así, de un sólo tirón hacia arriba, como quien saca un calcetín, nuevamente muerta de la risa y mis hermanas medio piluchas...
.
Teníamos tantos códigos con élla. Me acuerdo de la manzana verde picá' en pedacitos o ralladita con un poco de azúcar encima...MMMMMM!!! qué rico postre! o cuando llegaba a despertarnos a mi y a mi hermano y día por medio tenía que recurrir a la tacita con té tibio para despegarnos los ojitos... Me acuerdo que quería dejarme crecer el pelo hasta el suelo, y así me parece que la primera vez que me lo cortaron tenía como 9 años. También nos reíamos de sus ritos de belleza, la crema Nivea, las permanentes, de arreglarse harto cuando tenía "brillo" y de sacarse los callos con el cuchillo carnicero...JAJAJAJA!!!
.
La adoraba... la adoro todavía.
Se fue de la casa cuando yo tenía como 10 años. Me acuerdo que fui a comprarle un collarcito a la esquina y la fui a dejar a la micro con su niñita en brazos. La preciosa Andreíta. Ojalá vuelva a verla algún día.
.
Te queremos mucho.
.
.
.

1 comentario:

Kaukn dijo...

Es loco, no se si será este tu caso, pero siempre que escucho sobre Nanas Mapuches (por el apellido de la Lili), siempre son mujeres re entretenidas y de esas personas que no se olvidan, Que lindo el que se reconosca aunque sea asi al Hermoso Pueblo Mapuche.