Bienvenidos!!!

5 de julio de 2007

...Un Perrito O Un Angelito?...
(Homenaje a Josefina 1991-2006)
.
Hoy quiero rendirle un homenaje a la Pepita, que abandonó este mundo hace justo un año.
.
...Es posible querer tanto a un animal?...
Es posible.
..
La Pepi, mezcla curiosa entre un Doberman y un Cocker Spaniel, llegó a la casa siendo una lenteja con chonguito. Era tan chiquitita que no podía subir al segundo piso porque su cuerpo no alcanzaba los peldaños de la escalera.
Una vez que pudo subir, encontró que lo mejor para bajar era rodar hasta el primer piso... Con el tiempo aprendió.
..
Su doble de caricaturas era el Pato Lucas (la misma cola), y su curiosidad física, tener los dientes de abajo chuecos.
Su fiel amigo y maestro Cochoto Palomó, el gato de la casa, le enseñó a lamerse las patas y limpiar su carita después de comer.
.
La Pepita pasó por momentos muy difíciles... por negligencia de su familia humanoide, se hizo adicta al tabaco, buscando desesperada colillas de cigarrillos para mascar como si fueran chicles. En más de alguna fiesta la pillé tomando piscola, revelando además su incipiente adicción al alcohol (por suerte, eso se detuvo a tiempo).
.
Cuando Cochoto partió de este mundo, la Pepita sufrió mucho. Ella adoraba a los gatos, quizás creyendo ser uno. Una vez la encontramos atrapada entre los barrotes del alféizar de una ventana donde Cochoto solía subirse a tomar sol... Fue ella quien avisó al resto de la familia que su amigo inseparable ya no abría los ojos.
.
La Pepita era un amor. Celebraba dando una vuelta al patio por cada uñita que le cortábamos, actuaba para hacerse la víctima y recibir cariños del papá, se volvía loca cada vez que veía su cadena de paseo, y traía orgullosa el collar rosado que la mamá le regaló en navidad. Adoraba a su hijo postizo, un oso de peluche que ella misma escogió del dormitorio de mi hermana y cada noche elegía dónde y con quién dormir.
.
Creo que la Pepi entendía español, porque sin que nunca nadie le enseñara nada, entendía que no podía mear dentro de la casa, se arrancaba cuando le avisaba que le tocaba bañarse y sabía que había que atrapar moscas con una sola palabra.
.
Josefina, mi hermanita chica flota por ahí (sé que si) junto a Cochoto Palomó. Llegó a la casa cuando yo tenía 12 años y se fue cuando cumplí 27. Nos acompañó 15 largos años, desvelándose conmigo cada vez que tenía entrega en la universidad, apoyando su mentón en mi cama cuando me veía llorar, empujándome cuando quería acomodarse para dormir, y engrifando su lomo cada vez que llegaba el cartero o había que dejar entrar al señor de la luz.
.
Su partida fue triste porque sufrió 10 días seguidos. Estuve con ella lo que más pude hasta que ya no aguantó más. Casi me muero cuando vi que intentaba pararse para salir a mear al patio y se cayó arriba de su pipí porque sus patitas no la resistieron. Entonces, con el papá la llevamos al hospital envuelta en una frazadita verde y esperamos que se recuperara. No alcanzó a llegar viva. Aunque no se pudo hacer nada, se que se sintió a salvo por estar en los brazos de mi papá.
.
Con su partida, todos lloramos como cuando éramos niños. Y es que nos hacía recordar la inocencia que solo los niños y los animales te entregan. Leal hasta el tuétano y de lengua besucona, cariñosa como ningún otro animalito y chistosa hasta el chonguito.
Ahora sí es un Perro Espacial (Space Dog, de Tori Amos es su canción).
.
...Es posible querer tanto a un animal?...
Es posible... Y es que mientras más conozco a la gente, más quiero a mi perro...
.
Flota cerquita Pepi linda.
.
.

15 comentarios:

Paranoia_Taiwanesa! dijo...

Hay zoofilicos sin deseo sexual, que son normalmente llamados amantes de los animales. y sabes!... muchos encuentran en ellos (animales) lo que el hombre es incapaz de demostrar.

A mi me encantan los animales.
Y tengo una perrita y un gatito que se adoran
:P

Nosotras mismas dijo...

Siempre se echa de menos a aquel, a aquello que te demostró cariño.

Santiago Paz dijo...

te entiendo... yo tenía una perrita (mi querida Susi) que se perdió. Ni siquiera sé si ha muerto (que es lo más probable).

Me siento como un familiar de DD.DD.

Beijos, querida.


atte:
Paz

Enzo Antonio dijo...

Querida amiga
¡claro que se puede querer mucho a un animal!
sobretodo si es tu perro que te acompañó durante toda una vida. Me acordé del mío que llegamos casi al mismo tiempo a casa y durante 15 años me acompañó.....nunca lo olvidaré, pese a que después he tenido varios más, ese es único.
Un abrazo amiga, me emocionaste demasiado!!!
besos.

Erwin Iost dijo...

Hola !!!!
gracias por tus posteos, al fin hay alguien que lea mis descargos!!!
respecto a tu mascota, que mas que mascota pasan a ser parte de tu familia, creo que si, se puede querer mucho a un animal, mas aun cuando llegan solos, como si la marea los arrastra a tu casa.
Eso paso con mi gata que murio el año pasado, pero nos dejo 2 legados que tiene como puchingball al Bobby, una mezcla rara entre vacuno y perro.
Te mando un beso y gracias por pasar por mi blog
Erwin

mi despertar dijo...

Estoy de acuerdo con vos..se puede querer mas a un animal que a un ser humano??????? te dejo un beso inmenso

NadaPablo dijo...

Hola Alfonsina, buen tiempo sin andar por aca, mis disculpas.

Lei tu escrito y es muy sencibilizador, y fragil. Creo que si eres capaz de generar sencibilidad en cualquier situación que el común de nosotros (los humanoides) pasa por alto, no veo por donde no puedas entregar más amor a un animal que un humano. Los seres humanos son frios y sus palabras muchas veces son fantasmas. Los animales no necesitan palabras, son transparentes.

Saludos Alfonsina.

Princessa dijo...

Primero que nada muy conmovedor tu relato, hasta se me cayeron las lagrimas te juro.
Quiero decirte que te entiendo mucho, yo desde chica siempre tuve animales más que nada perros y pájaros. Pero hubo una especialmente la Almendra que yo adoraba y su partida fue terrible.
Así que si, creo que SI se puede querer tanto a un animal.
Muchos besos

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

hola, te convido a leer mis poesias (historias cortitas)...

El Homo Rodans dijo...

corashón de melón:

que le puedo yo decir cuando en este año se me murió la hanna. Nada como el recuerdo para mantener encendido el calorcito en el corazón.

sin querer, en flash back recorrí las mascotas que forman parte de mi historia de vida. es muy triste la cosa.

recordé que en el techo del cuarto de servicio de una de las casas en las que viví de niño, había mucha chatarra y debajon de ella, los pichones hacían sus nidos. me gustaba mirar como iban creciendo, y si alguno moría, le organizaba su sepelio. creo que ahí comenzó mi oficio de sepultero. en la ceremonía solemne en el jardín, llevába flores y cruces de madera hechas con palitos, piedritas con cristales que brillaran con los rayos de sol. y bajando por las mejillas: un par de lágrimas infantiles.

pechocha, no me ha enseñado eso de ponerle vínculos al post, la mera verdá es que soy rete lelo con la tecnología, por eso no he podido hacer las nominaciones que me ha pedido.

espero me enseñe por correo. usté es la mayestra yo le pago con manzanitas.

muchos besos con memorias!

Anacleta dijo...

Me encantó el relato, y me hizo acordarme mucho de mi Antonio, que es otro perro-personaje con mucha perronalidad, je...
Saluditos.

matlop dijo...

el amor es infinito!!!


un abrazo amiga
M:

PD: muy bello homenaje!!!

Anónimo dijo...

Hola guapa, soy Jaime, el autor del poema que ha colgado santi en su blog. Te mando un saludo y como no tengo blog, te dejo mi correo es

seanquinn27@yahoo.com

para cualquier cosa. Vivo en Madrid. y tú? Ciaooo

Monica Alvarez dijo...

Es posible amar a tu mascota asi? Por supuesto que si. Yo amo a mi gato Morrissey como si fuera un ser humano.
Por eso te entiendo
Saludos

kotto dijo...

ooohh me emocione leyendo.. amo a mi perrito .. nosé que haria sin el .. snif...
:-(